sábado, 22 de octubre de 2011

Un retablo para la Virgen de la Rosa.


La sagrada imagen de la Virgen, antiguamente, permanecía en su santuario todo el año, excepto un mes: se subía el 8 de septiembre, festividad litúrgica de la Natividad de la Sma. Virgen María, día en el que empieza la solemne Novena en su honor; y volvía a la ermita la fiesta del Rosario, 7 de octubre. Si nos remontamos al siglo XIX, la Virgen subía al pueblo el mismo día 16, para finalizar la Novena en su iglesia parroquial, con lo que permanecía aún menos tiempo. Por ello nunca ha existido un retablo o una capilla dedicada a Ntra. Sra. de la Rosa. Durante todos estos siglos, la construcción de ermitas y santuarios era una forma de llevar el culto fuera de los núcleos urbanos donde trabajaban tantos hombres y mujeres labrando tierras, cuidando los campos y recogiendo cosechas; situación que se prolongaría hasta la transformación del mundo rural acaecida en España en la segunda mitad del siglo XX.


En la actualidad, Ntra. Sra. de la Rosa, permanece en la iglesia parroquial la mayor parte del año (o incluso años enteros), puesta en andas sobre una mesa al pie de la grada, en el cabecero de la nave derecha. Esta situación era lógica, cuando la Virgen venía a la iglesia de visita, como sucedía años atrás. Pensemos que un familiar viene a dormir a nuestra casa una noche, podría dormir en el sofá sin problemas. Sin embargo, si por circunstancias,  se tuviera que quedar un mes entero, ¿no sería apropiado prepararle una habitación? Pues ya ha llegado el momento de hacerle una habitación a la Virgen de la Rosa en nuestra iglesia.

En la Asamblea General celebrada este agosto ya salió a colación el tema de construir un retablo, como una mera idea o proyecto. Desde entonces se ha estado dando forma a ello, pensando dedicar la capilla del cabecero de la nave derecha de la iglesia, con un retablo, que sería presidido por la imagen de la Virgen de la Rosa.

En la actualidad la Hermandad está afrontando el plan de rehabilitación de la ermita de la Virgen de la Rosa, obra que centra todos los recursos económicos y nuestro esfuerzo. Por estos motivos económicos quedó pospuesto el proyecto de erigir un retablo en honor de nuestra excelsa Patrona; más aún, cuando un retablo sencillo, sin grandes pretensiones, de nueva factura podría rondar los 20.000 €.

Retablo adquirido. Dimensiones: 3,00 x  2,10 (m).
Sin embargo, al inicio de octubre surgió la oportunidad de adquirir un retablo rococó del siglo XVIII en la casa de subastas Ansorena S.A. Sin lugar a dudas, nos pareció una buena oportunidad que no podía dejarse pasar y sería un inicio para la creación de la capilla. Por ello fue adquirido en la subasta de antigüedades de fecha 6 de octubre de 2011.


El retablo ahora necesita un proceso de restauración, además habría que construirle un zócalo de obra, para que no apoye en el suelo y así evitar la humedad, y añadir la parte inferior que reposa sobre el zócalo llamada banca o predela. Por ello, desde aquí me gustaría pedir vuestra colaboración y decir que todas las personas que lo deseen pueden contribuir a la construcción de esta capilla para nuestra Madre, la Virgen de la Rosa.

___________________________________________________________________________________________________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario